El pueblo se localiza en una planicie, bordeado de amplias zonas de cultivo cerealístico, dado que su altitud por encima de los 991 m permite pocas posibilidades agrícolas. En el término, existen antiguas masas de encinar y de sabinares en un excelente estado de conservación, destacan los parajes del Mas Royo de Babor en el río Mijares por su belleza natural.

Del castillo muy poco nos ha llegado. En cambio, de las murallas queda la puerta de Teruel, declarada como Bien de Interés Cultural.

De la antigua iglesia de la Sangre de Cristo, se conserva la excepcional fachada. La iglesia de San Pedro y San Pablo se construyó en el siglo XVII.
Tras la puerta de Teruel se encuentra la casa de los Monterde, buen ejemplo de las casas-palacio del XVII, de las cuales se pueden apreciar varias en esta localidad.
En los alrededores se encuentra la ermita de San Roque, tiene planta de cruz griega, crucero cubierto con cúpula sobre tambor cilíndrico y atrio, lo que la dota al exterior de un interesante juego de volúmenes.
Visita obligada, durante el calendario festivo sarrionense, merece la celebración de FITRUF, Feria Internacional de la Trufa, cada mes de diciembr
Sarrión es conocido por las significativas batallas que tuvieron lugar en la Muela y en el Barranco de la Hoz, durante la Guerra Civil Española (1936-1939). De estos tristes acontecimientos quedan importantes vestigios como la Ruta de las Posiciones Defensivas.

 

 

0
0
0
s2sdefault